Comunicación Asertiva, el arte de negociar


Comunicarnos, nos comunicamos todos. Pero ¿lo hacemos bien?. Aprender de este proceso lleva un trabajo del día a día. En la actualidad se utiliza la palabra asertividad, para definir una comunicación estratégica que como tal busca ser efectiva. Este término se utiliza mucho en psicología, ya que está relacionado con la inteligencia emocional de una persona. Ser asertivo es saber expresarnos sin agredir y atropellar al otro, pero al mismo tiempo haciendo valer nuestras ideas.

Les habrá pasado alguna vez, estar en alguna situación en la que no supieron ser asertivos, y se dejaron agredir, compraron algo que no querían, o no generaron la respuesta que buscaban. Podemos aprender a expresar nuestros pensamientos y emociones con seguridad,  actuando de manera responsable. Y en esto no hay ningun secreto, todos podemos aprender a ser asertivos.

Si vamos a la etimología de la palabra, esta viene del latin asserere y assertum que significa afirmar. Ser asertivo es lograr entrar con el pie derecho en la comunicación. Debemos aprender primero a expresarnos, a decir y manifestar nuestras emociones, como primero paso para que no queden atascadas adentro. Esto significa sacar no sólo lo bueno sino tambiébn "lo malo". ¿Estamos enojados? Hay que transmitirlo. El asunto es el cómo porque transmitir el enojo con asertividad no es lo mismo que agredir o ser violento. Me puedo preguntar cómo puedo transmitir ese enojo de otra manera, para que la otra persona que esta enfrente se entere de que estoy molesto. Puedo elegir mis palabras, mi tono de voz, la expresión en mi rostro.

Para ser asertivos primero hay que tener en claro el objetivo, saber qué es lo que se quiere lograr. Buscar el espacio y el tiempo propicio para comunicarse. Porque no, no da lo mismo cualquier lugar físico, pero además hay que saber crear ese espacio virtual, simbólico entre las personas. Iniciar la conversación de a poco, no ir al grano, ni tampoco excedernos en prámbulos. Ser concretos al transmitir el mensaje, no irse por las ramas. No posicionarse en la queja o en el lugar de víctima. Es muy diferente decir "siempre hacés lo mismo" a "me gustaría que hicieras 'x' cosa". Esto es pedir concretamente, y ni hablar de poder espresar un contundente "Quiero que..."

La comunicación asertiva, como tal es una habilidad que se adquiere y aprende. Aquí les dejo el interesante test de Rathus, para medir estimativamente como nos encontramos frente a esta situación.

De yapa, videíto.



Flor Díaz Fazi

Phasellus facilisis convallis metus, ut imperdiet augue auctor nec. Duis at velit id augue lobortis porta. Sed varius, enim accumsan aliquam tincidunt, tortor urna vulputate quam, eget finibus urna est in augue.

2 comentarios:

comunicacionasertiva7 dijo...

Hola me gusto mucho el articulo, sobre todo me parece interesante la idea de recrear mentalmente las condicciones fisicas para esa comunicacion ideal , que es la asertiva. creo que es cierto que todo lo podemos lograr con practica.

me gustaria que visitaras mi blog
http://comunicacionasertiva7.wordpress.com/

exitos Sally S. Romero

floppy dijo...

Sally, que bueno recibirte y que estés en el tema! Obviamente, como todo en la vida lleva práctica...ya me paso a visitarte y te uno a mi blogroll!
abrazo!